Luxación de Hombro

La estructura lesionada dependerá de la edad del paciente, y debe tenerse en cuenta que la parte más débil será la que antes cederá: así, el mismo traumatismo producirá una luxación de hombro en un adulto joven, una fractura del cuello del húmero en personas de edad avanzada y un desprendimiento epifisario en los niños.

 

Luxación Anterointerna: 

 

Es la más frecuente, ya que tiene lugar en el 95 % de los casos. Se produce en el adulto joven, deportista. La anamnesis es importante para determinar si es un primer episodio o una recidiva.

El mecanismo es frecuentemente indirecto, por una caída sobre la palma de la mano o sobre el codo, con el miembro en abducción, rotación externa y retropulsión.

luxación_de_hombro_Mesa_de_trabajo_1.pn

Desde el punto de vista clínico, el paciente se presenta con el miembro superior en abducción rotación externa irreducible, con impotencia funcional absoluta y dolor muy importante.  Se requiere una exploración radiográfica urgente para descartar lesiones óseas asociadas. Con respecto al tratamiento, es una urgencia y requiere  reducción inmediata, el período de vuelta a las actividades cotidianas es aproximadamente de 3 semanas. Normalmente la evolución es favorable pero depende de la edad y de las lesiones asociadas.

El riesgo de recidiva es más importante cuanto más joven es el paciente.  En caso de luxación recidivante, se considera que después de dos  luxaciones homolaterales y más aún cuando el paciente es joven se puede aconsejar una intervención de estabilización mediante la operación de Latarjet o una capsulorrafia de Bankart.

Luxación Posterior:

 

 No es muy común (del 1 al 4 % de las luxaciones del hombro) y frecuentemente pasa desapercibida. A menudo el mecanismo es indirecto, al realizar una rotación interna forzada. Se suele producir en adultos, sobre todo hombres. El signo patognomónico es la presencia de una rotación interna irreductible que conlleva la imposibilidad de una rotación externa (con el brazo extendido, el paciente es incapaz de volver la palma de la mano hacia arriba).

 

El tratamiento corresponde a realizar una reducción de urgencia, normalmente con anestesia general, por medio de maniobras de tracción, aducción y rotación externa. La inmovilización se realiza con el codo pegado al cuerpo, en rotación neutra y durante 3 semanas. En el caso de una luxación antigua mal diagnosticada, no es extraño tener que recurrir a una reducción quirúrgica.