Artroscópia de Hombro

La artroscopia es un procedimiento quirúrgico y de diagnóstico mínimamente invasivo realizado para problemas en las articulaciones. La artroscopia de hombro se realiza con un instrumento del tamaño de un lápiz llamado artroscopio. El artroscopio consiste en un sistema de luz y una cámara para proyectar imágenes en una pantalla de computadora para que su cirujano vea el sitio quirúrgico. La artroscopia se usa para tratar enfermedades y lesiones que afectan los huesos, el cartílago, los tendones, los ligamentos y los músculos de la articulación del hombro.

Descripción general de la enfermedad: La articulación del hombro está formada por una articulación esférica, donde la cabeza del húmero (hueso del brazo superior) se articula con la glena  de la escápula (omóplato) llamado glenoideo. Las dos superficies articulares de los huesos están cubiertas de cartílago, lo que evita la fricción entre los huesos en movimiento permitiendo un movimiento suave.

ARTROSCOPIA DE HOMBRO_Mesa de trabajo 1.

Tendones y ligamentos alrededor de la articulación del hombro proporcionan fuerza y estabilidad a la articulación. Las lesiones y enfermedades en los huesos o los tejidos blandos de la articulación del hombro pueden hacer que sea inestable y provocar dolor, inflamación y movilidad reducida.

Indicaciones

La artroscopia de hombro está indicada para tratar las siguientes afecciones del hombro cuando el tratamiento conservador, como la medicación y la terapia, no logra aliviar el dolor y la discapacidad:

  • Desgarro del manguito rotador

  • Hombro congelado o rigidez de la articulación del hombro

  • Inestabilidad de hombro esto ocurre cuando la cabeza del hueso del brazo superior se sale del encaje de la cavidad glenoidea del omóplato ya sea por lesión o por uso excesivo

  • La ruptura del bíceps ocurre cuando los tendones unen el músculo del bíceps con el hombro o las lágrimas del codo.

  • Cartílago o ligamentos dañados

  • Espuelas óseas o proyecciones óseas

  • Artritis de la clavícula

Su cirujano realiza una artroscopia de hombro bajo anestesia general o regional. Es posible que se lo coloque acostado de lado con el brazo apoyado o sentado en una posición semi-asentada. Se inyecta líquido estéril en la articulación del hombro para expandir el área quirúrgica, de modo que su cirujano tenga una visión clara del daño y espacio para trabajar. Se hace un orificio del tamaño de un botón en el hombro y se inserta el artroscopio.

 

Su cirujano puede ver imágenes capturadas por la cámara en el artroscopio en un monitor grande. Los instrumentos quirúrgicos se introducen en la articulación a través de orificios pequeños separados para eliminar y reparar el daño a la articulación. Después de la cirugía, los instrumentos se retiran y las incisiones se cierran con puntos de sutura o pequeñas tiras de vendaje estériles.

Cuidado postoperatorio: Después de la cirugía, las pequeñas heridas quirúrgicas tardan unos días en sanar y el vendaje quirúrgico se reemplaza por tiritas simples.

 

El tiempo de recuperación depende del tipo y la extensión del problema para el que se realizó el procedimiento. Los medicamentos para el dolor se recetan para mantenerlo cómodo. El brazo del hombro afectado se coloca en un cabestrillo durante un período corto según lo recomendado por su médico. Se recomienda terapia física para mejorar la movilidad y la fuerza del hombro después de la cirugía.

Ventajas

Las ventajas de la artroscopia en comparación con la cirugía abierta con una incisión grande incluyen

  • Menos dolor

  • Menos complicaciones

  • Estancia hospitalaria más corta

  • Recuperación más rápida

Riesgos y complicaciones: Las complicaciones de la artroscopia de hombro incluyen infección, sangrado, daño a los nervios o vasos sanguíneos cercanos, o retraso en la curación después de la cirugía. En ciertos casos, la rigidez de la articulación del hombro puede ocurrir después de la cirugía.
Es importante participar activamente en su terapia física para evitar que esto ocurra.